Mitos y héroes / Lugares y formas del poder

Dali y Gala

Problemática: ¿En qué medida puede una musa favorecer el trabajo de un artista?

En primer lugar, desde un punto de vista literario, la musa se define como una fuente de inspiración que escritores, poetas y artistas utilizan.  En la mitología griega, las hijas de Zeus y Mnemosina sirven de intermediario entre los artistas y los dioses.  Mas la musas se definen como una fuente indudable de la creatividad para inspirar la casi totalidad del trabajo del artista.  No todos los artistas necesitan una musa pero muchos pintores, fotógrafos, escritores y coreógrafos de cada tiempo encontraron su inspiración a través de una persona en particular.

Tomad el ejemplo de Salvador Dalí y su esposa Gala.  De su verdadero nombre, ella es Elena Ivanovna Diakonova.  Es una mujer misteriosa y de una gran intuición; supo reconocer el genio artístico y creativo allí donde se encontraba y frecuentó a numerosos intelectuales y artistas de su época.  Cuando el pintor conoce a Gala, se enamora.  Luego, se convirtió en su heroína, su victoria, su esposa; ella siempre estará a su lado.  Sin embargo, a pesar de su relación de amor simbiótica, el padre de Dalí emite un desacuerdo contra su unión, y esto va a causar una reacción negativa sin fin.

También hay que saber que ambos enamorados tienen un carácter particular.  Dalí es un artista de sexualidad ambigua; en cuanto a ella, tiene varios jóvenes amantes en su vida.  Además, amaba el dinero y la gente pensó que amaba a Dalí sólo por el dinero pero sin ella, él nunca habría ganado tanto.

Su historia de amor habrá marcado la época de los surrealistas.  Una sola mujer supo, por su personalidad y el don de sí propio de las musas, valorar y alimentar artísticamente toda una vida.

Por Charlotte Paquin, TL, Tonnerre, 2016